martes, septiembre 16

Navegar con tormenta

Este blog nació en tiempos de bonanza, lejos de cualquier atisbo de crisis y con el optimismo cómo principal línea editorial…
Lo del optimismo va a seguir constante pero es necesario abordar, aunque sea de manera gestual el tema. Eso si, sin recrearnos, dicen que los espíritus malignos acuden se quedan si los nombras muchos..
Opiniones sobre el momento que vivimos hay muchas, yo lamentablemente comparto bastante la fotografía que nos hace Eneko Knör en su blog sobre economía…os aviso que pone los pelos de punta. Por otro lado tenemos versiones más optimistas como la “oficial” a la que creo que le sobra un poco de cosmética…
El caso es que cualquier consejo o reflexión en estos casos suena a pretencioso. Lo siento, no puedo reprimirme y aunque reconozco que no existe antídoto infalible, si voy a proponer actitudes que pueden atenuar el dolor. Permitirme este brindis al sol.
1. En tiempo de crisis se han hecho las fortunas más grandes. Abre bien los ojos y actúa con frialdad.
2. En tiempos de crisis se imponen los ajustes y afloran las debilidades, si consigues superarlos tienes una organización flexible, dinámica y competitiva.
3. No dirás que no te lo avisaron. llevo tres años oyendo y leyendo “qué viene el lobo” ¿Qué decisiones has tomado al albor de tsunami que se avecinaba…?
4. Escucha al cliente ahora más que nunca y reorienta la organización. No sólo en los recortes está el camino. Ejemplo Starbucks.
5. Mueve ficha. Ha llegado la hora. No es momento de esperar.
6. Métrica, flexibilidad y análisis. en el corto, medio y largo plazo.
7. Relativiza la situación y no olvides que lo más importante es tu salud y la de tus seres queridos, cuando eso no va bien, estás en crisis, lo demás es reparable, circunstancial.
8. y la más importante. Las tres “S”; suerte, sentido de la responsabilidad y mucho sentido común.

1 comentario:

Oscar dijo...

Joder Isaac, el punto 7 si que pone los pelos de punta.
En fin, sobreviviremos.