jueves, julio 20

Turismo de lujo “Del simbolismo social a la experiencia”

Leo en un informe encargado por American Express, denominado “
21 st Centurión Living
” unas conclusiones muy interesantes sobre el turismo de lujo que por cierto coinciden con el mensaje terco e insistente de este blog, empeñado en darle protagonismo a la perspectiva de la experiencia y las emociones en el sector turístico. Básicamente concluye que el deseo de vivencias personales, de conocimiento, el valor por encima de lo caro, y la conciencia social, marcan las tendencias del consumo de este apetitoso trozo del pastel. “De ser vistos como un Rey a vivir como un Rey”, de la apariencia a la vivencia personal. El estudio, pone de manifiesto que el mercado de “los ricos” crece sin parar y al mismo tiempo, evolucionan su tipología, sus hábitos y por tanto la manera de gestionarlos. Un dato: Existen 8 millones de individuos en el mundo (sin contar su residencia) con más de un millón de dólares de los cuales 2.4 están en Europa. El deseo de experiencias genera la necesidad de trabajar en la línea de generar emociones, a través de la sorpresa, de la gestión del detalle, de superar expectativas. El éxito de los viajes súper-especializados, así como los viajes exóticos, y de la aparición por citar algún ejemplo, de figuras como los directores de experiencias (especie de asistentes personales que se preocupan por asesorar de manera personalizada para maximizar el bienestar durante la experiencia vacacional), configuran un escenario nuevo al que hay que adaptarse rápidamente si se quiere seguir siendo competitivo en este segmento. También me llama la atención en el estudio, la clasificación del reino de los ricos en cuatro perfiles: Lujo Ostentoso: Gasto, exhibición, lo caro por lo caro, nuevos ricos, economías emergentes, sobre todo chinos y rusos. Lujo crítico: Es el que ha aprendido a distinguir lo mejor dentro de lo bueno. No vale solo lo caro, ha de ser bueno de veras y se ha adquirido criterio más objetivo sobre esta variable. Es el ejemplo de saber distinguir una denominación de origen vinícola de otra o una determinada añada por ejemplo. Lujo del conocimiento: El consumo del lujo se vuelve muy personal, se requiere para satisfacer este perfil súper especialización. Lujo experimental: Este es el punto en el que se encuentra la sociedad rica occidental. El lujo reside en la experiencia. No se pregunta dónde has estado de vacaciones sino qué has hecho. El producto pasa a un segundo plano para ceder protagonismo a la experiencia. El lujo está escondido bajo una capa de innovación, intención y SIGNIFICADO, no solo se puede comprar, hay que saber interpretarlo, entenderlo y sobre todo vivirlo. Antes se trataba de gastar dinero, ahora se trata de SATISFACCION REAL, EMOCION Y SIGNIFICADO. Lo cierto es que yo, sin ser rico ( a mi pesar), coincido con este perfil…..¿Seré el único?

3 comentarios:

Isidoro dijo...

Ciao Isaac,
Muy interesante la informacion de tu post. Me gustaria leer el articulo 21st Centurion Living pero no lo encuentro online. Me podrias decir como lo puedo encontrar.

javier dijo...

Hola, andando en Internet me encontré con tu blog, que por cierto esta muy bueno, con un muy buen contenido, desde ya gracias y espero que le sigan poniendo tanta ganas como hasta ahora.

Su amigo de http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

Isidoro dijo...

Ciao Isaac,
Muy interesante la informacion de tu post. Me gustaria leer el articulo 21st Centurion Living pero no lo encuentro online. Me podrias decir como lo puedo encontrar.